Descarbonización: qué es y porqué  la necesitamos

Descarbonización: qué es y porqué la necesitamos

Categories: Corporate

El Acuerdo Climático de París propone una sociedad climáticamente neutra para el año 2050

20 Sep 2021

Los combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón han impulsado la mayoría de las facetas de la vida y el trabajo modernos desde el inicio de la era industrial, pero hoy, reducir la dependencia mundial de este tipo de combustibles es fundamental para desarrollar economías y sociedades descarbonizadas. El organismo de investigación y tecnología The Welding Institute (TWI Global) defi ne la descarbonización como “la reducción de las emisiones de dióxido de carbono mediante el uso de fuentes de energía bajas en carbono, logrando una menor emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera”. La descarbonización es un componente clave del Acuerdo Climático de París, el tratado internacional que propone una sociedad climáticamente neutra para el año 2050, lo que ha obtenido el apoyo de líderes políticos y pensadores públicos, así como de actores importantes en distintas industrias que históricamente han mostrado mayores emisiones de CO2 que otras: el transporte, por ejemplo, que representa aproximadamente el 14% de las emisiones globales de CO2 y el sector agropecuario, responsable del 24%

 

¿Carbono Zero o Carbono neutral?

 

Para entender bien todo esto, es fundamental aclarar los conceptos y manejar bien las defi niciones. Por un lado, hablamos de “Carbono Zero” cuando no hay producción de emisiones de carbono derivadas de un producto o servicio, es decir que no se emitió carbono desde el primer momento, por lo que no es necesario capturar ni compensar el carbono. En cambio, ser “Carbono Neutral” signifi ca eliminar de la atmósfera tanto CO2 como el que emitimos, manteniendo el equilibrio entre la emisión de carbono y la absorción de carbono de la atmósfera. De acuerdo con el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), la neutralidad de carbono pasa por lograr que las emisiones netas de gases de carbono sean iguales a cero. Es decir, que la suma de las emisiones producidas por la actividad de los hombres no supere la capacidad del planeta o la tecnología de retener carbono. Esto no signifi ca que las actividades humanas no puedan emitir nada de CO2, sino que no podemos generar más de lo que podamos eliminar. El llamado a avanzar hacia los objetivos de emisión neta cero es urgente. Requiere sustituir las fuentes de energía tradicionales y altamente contaminantes por renovables como la solar, la eólica y la biomasa sostenible. Las industrias, los investigadores y los formuladores de políticas deben unirse, y los actores clave en las titánicas industrias del petróleo y los servicios públicos deben repensar fundamentalmente sus modelos comerciales. La descarbonización rápida y enfocada es esencial para el futuro de nuestro planeta. El aumento de la efi ciencia energética tendrá muchas consecuencias positivas a corto y largo plazo, incluida la limitación del calentamiento global y la mejora de la calidad del aire. No olvidemos que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 600 millones de personas se encuentran expuestas frecuentemente a las concentraciones de contaminantes por industrias en América Latina, signifi cando el 23% de las muertes mundiales. La tarea es urgente y primordial para crear un futuro mejor y neutro en carbono para las generaciones venideras.